ASMA OCUPACIONAL

El asma ocupacional se define como un problema respiratorio directamente relacionado con la inhalación de gases, polvo u otras sustancias químicas potencialmente tóxicas en el ambiente de trabajo. Con el asma ocupacional, pueden desarrollarse síntomas de asma por primera vez en un trabajador previamente sano, o puede agravarse el asma ya existente por la exposición continua y sin la protección adecuada. 

Síntomas frecuentes. 

Los síntomas de asma incluyen chiflidos en el pecho, sensación de opresión y tos. Otros síntomas relacionados pueden ser rinorrea, congestión nasal e irritación ocular. La causa puede ser de índole alérgica o no alérgica, y la enfermedad puede persistir por un largo período en algunos trabajadores, aun cuando ya no estén expuestos a los irritantes que desencadenaron sus síntomas. 

Un dato contundente es que comúnmente, los síntomas empeoran a lo largo de la semana de trabajo, mejoran en el fin de semana y se repiten al volver al trabajo. 

En muchos casos, los antecedentes familiares de alergias harán a una persona más susceptible a presentar asma ocupacional. Sin embargo, mucha gente no tiene los antecedentes y desarrolla igualmente la enfermedad al exponerse a las condiciones que la desencadenan. 

Cabe mencionar que los trabajadores que fuman están en mayor peligro de desarrollar asma después de haberse expuesto en el trabajo, pues sus pulmones no están en óptimas condiciones. La duración de la exposición ocupacional que desencadena el asma varía (meses ó años). 

Diagnóstico. 

Es difícil llegar al diagnóstico de asma ocupacional, la mayoría de los trabajadores con síntomas persistentes reciben diagnósticos incorrectos de bronquitis. Las personas que viven en áreas residenciales cerca de estas fábricas pueden también estar expuestos a desencadenantes tóxicos del asma y pueden presentar también síntomas. Si el diagnóstico no se establece con oportunidad, la salud del trabajador empeorará, pues seguirá expuesto a los agentes irritantes que le provocan crisis de asma. Además el asma ocupacional es detectada con mayor facilidad en los países desarrollados. 

La incidencia del asma ocupacional varía dentro de las industrias. En la industria de detergentes de los Estados Unidos, la inhalación de una enzima en particular utilizada para producir polvos para lavar ha llevado al desarrollo de síntomas respiratorios en aproximadamente el 25% de los empleados expuestos. En las imprentas, hasta el 50% de los empleados presenta síntomas respiratorios después de la exposición constante a goma arábiga o químicos utilizados en la impresión a color. Los isocianatos son agentes químicos utilizados en muchas industrias (pintura en aerosol, aislantes, plásticos, caucho y espuma). Estos agentes químicos pueden causar asma en el 10% de los trabajadores expuestos. 

Para llegar aun diagnóstico oportuno se requiere una revisión minuciosa de la historia clínica del paciente y de sus antecedentes heredo-familiares. Además se le realizarán pruebas de función respiratoria, radiografías y estudios de laboratorio. 

Efectos. 

Los efectos irritantes directos incluyen el ácido hidroclórico, dióxido de azufre o amonio (industrias del petróleo o químicas). Los síntomas aparecen inmediatamente después de exponerse a la sustancia irritante. Esta es una reacción irritante en vez de una reacción alérgica.. Los trabajadores que ya tienen asma o algún otro trastorno respiratorio se ven particularmente afectados por este tipo de exposición. 

Cuando existe una exposición a largo plazo, aparecen las alergias a una sustancia relacionada con el trabajo. Esto se debe a que el sistema inmunológico del cuerpo necesita tiempo para desarrollar respuestas a una sustancia en particular. Por ejemplo, los trabajadores de la industria de polvos para lavar pueden desarrollar una alergia a las enzimas de la bacteria Bacillus subtilis, y los trabajadores de las plantas procesadoras de alimentos pueden desarrollar una alergia por exposición prolongada al ricino, granos de café verdes y papaína. También están expuestos los trabajadores de las industrias de plástico, caucho o resina. Los veterinarios, pescadores y manipuladores de animales de laboratorio pueden desarrollar reacciones alérgicas a las proteínas animales, y los trabajadores de la salud pueden desarrollar asma al respirar proteínas en polvo de los guantes de látex o al mezclar medicamentos. 

Prevención 

El primer paso es identificar el agente causal. Una vez identificada, se busca reducir los niveles de exposición. Si es posible el trabajador puede ser transferido a otro cargo dentro de la empresa. Sería ideal si los empleadores consideraran seleccionar previamente a los empleados potenciales con exámenes médicos que incluyeran pruebas de función respiratoria y luego continuar examinando si hay síntomas después de ciertos períodos en el trabajo, para evitar problemas.  Las áreas de trabajo deben vigilarse de cerca para que la exposición a sustancias causantes del asma se mantenga en los niveles más bajos posibles. 

Las personas con asma ocupacional deben consultar a su especialista enferrnedades pulmonares para una evaluación integral. En este Instituto contamos con un servicio especializado para este tipo de enfermedades. Le invitamos a atenderse con prontitud para evitar gastos innecesarios y mejorar su salud respiratoria

 

Última modificación :
lunes 18 de enero de 2016