INFORMACIÓN PARA MÉDICOS

¿QUÉ ES EL ASMA? 
Es una enfermedad respiratoria crónica y controlable cuya característica principal es la reacción exagerada de los bronquios ante factores diversos de tipo ambiental, infeccioso, alérgico, endocrino o psicológico. Esta reacción produce la inflamación y obstrucción generalizada de los bronquios y puede poner en peligro la vida del paciente, aunque esto es poco frecuente. 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS? 
Los síntomas más comunes son tos, sibilancias (silbidos en el pecho), sensación de opresión en el pecho y cierta dificultad al respirar. Cuando los síntomas se hacen más fuertes se dice que aparece una crisis de asma. Esto es, las vías respiratorias (los bronquios) de los pulmones reaccionan a algún estímulo (factor desencadenante). Estos estímulos varían en cada persona, para algunas el polvo es suficiente para desencadenar una crisis, para otras el polen, el pelo de los gatos, los perfumes, insecticidas, las cucarachas, humo de cigarro o limpiadores con olores fuertes. 

Durante una crisis, las vías respiratorias se inflaman y producen más moco de la habitual. Los músculos que rodean las vías respiratorias se “aprietan”. Esto dificulta la respiración. Según las investigaciones, se sabe que el Asma es causada por factores genéticos y del medio ambiente Muchas personas con asma tienen reacciones alérgicas a partículas que respiran a través del aire, como la caspa de los animales (gatos y cucarachas) y el polen. Estas sustancias comunes se llaman alergenos por que pueden ocasionar una reacción alérgica. En otras personas los desencadenantes pueden ser el ejercicio o las emociones fuertes. Los factores que desencadenan el asma se dividen de la siguiente manera: 

Alérgicos: Polen de las flores,hongos, ácaros del polvo (insectos microscópicos que habitan en el colchón y las almohadas, entre otros sitios), gatos, perros, aves, roedores y otros animales. En la industria diversas sustancias tanto químicas como naturales con las que está en contacto el trabajador (polvos, humos, químicos). 

No alérgicos: Irritantes como los desodorantes para el medio ambiente,insecticidas,infecciones respiratorias como la gripe,el ejercicio, el estrés y las tensiones emocionales,variaciones de temperatura en el medio ambiente,el humo del cigarro,medicamentos como la aspirina o aquellos que contienen en su fórmula ácido acetil salicílico. 

Para saber con claridad que tan obstruidos están los bronquios se utiliza el flujómetro personal (aparato que mide la fuerza con la que sale el aire), cuya medición se llama PEF. Con esta medición y la evaluación de los síntomas, el Asma se puede clasificar en: 


Asma intermitente: Síntomas menos de una vez por semana PEF mayor al 80% del predicho. 
Asma leve persistente: Síntomas una vez al día PEF mayor al 80% del predicho. 
Asma moderada persistente: Síntomas que se presentan diario o afectan la actividad y el sueño al menos una vez por semana. PEF menor al 80 pero mayor al 60% del predicho. 
Asma grave persistente: Síntomas continuamente, con ataques y síntomas nocturnos frecuentes, limitando la actividad. PEF menor al 60% del predicho. 

El Asma es una enfermedad que cambia y su estadio varía espontáneamente o a consecuencia del tratamiento. La frecuencia, gravedad y tiempo de duración es distinta en cada persona. 
El asma no es una enfermedad contagiosa y es controlable. 

El Asma se manifiesta con estos síntomas: 
Sensación de falta de aire, cuando la obstrucción de los bronquios es muy severa,imposibilidad para hacer esfuerzos y hablar normalmente, respiración rápida,inquietud, sudoración, somnolencia o angustia., pulso rápido,uñas o labios morados. 

En los niños, cuando la obstrucción es severa: 
Respiración con el abdomen,hundimiento de los espacios entre las costillas,somnolencia o inquietud,palidez. 

Tratamiento: 
El asma es una enfermedad inflamatoria crónica del aparato respiratorio, para tratarla se utilizan dos tipos de fármacos: los corticoides (orales o inhalados), y los fármacos orales. 

Prevención: 
Para evitar desencadenar una crisis, si usted tiene mascota, báñela una vez a la semana. No permita que fumen en su casa y no se exponga a lugares donde las personas fumen, si ha notado que el paciente entra en crisis cuando va al campo, procure no llevarlo. 

Lave con agua caliente la ropa de cama y muñecos de peluche una vez a la semana. Si no se pueden lavar los peluches métalos al congelador por una o dos horas y luego séquelos al sol, las temperaturas extremas matan a los ácaros del polvo, que son alérgenos muy nocivos. Lávese las manos frecuentemente, Durante la temporada de invierno cúbrase con una bufanda. Conózcase a si mismo, es importante que recuerde lo que le ocasiona crisis y trate de permanecer alejado de estos factores. Mantenga su casa libre de cortinas, alfombras y tapetes, pues guardan mucho polvo. Pero ante todo cumpla fielmente el tratamiento prescrito por su médico y pregunte todas sus dudas.

 

Última modificación :
lunes 18 de enero de 2016