INFORMACIÓN PARA MÉDICOS: DIAGNOSTICO Y CLASIFICACIÓN DE LA EPOC

El diagnóstico de la EPOC se realiza en un paciente analizando los siguientes puntos: 
a) factores de riesgo. 
b) síntomas característicos de la enfermedad. 
c) Se corrobora por los hallazgos de gabinete, siendo la espirometría post broncodilatador la prueba que lo confirma. 

Los estudios de imagen indicados son: 
a) Radiografía de tórax postero anterior y lateral.   
b) La tomografía, que esta indicada en pacientes con EPOC a quienes se les va a realizar un procedimiento quirúrgico pulmonar como bulectomía o cirugía de reducción de volumen. 

¿Cuáles son los hallazgos radiográficos que esperamos encontrar? 

Para el Enfisema: 
Tórax en "tonel", abatimiento del diafragma, corazón en gota, aumento del espacio retroesternal, atenuación de los vasos periféricos, vasos amputados, bulas, incremento local de trama broncovascular. 

Para Bronquitis crónica: 
La radiografía puede ser normal y no específica en el 21% de los casos, en el resto se puede observar un incremento de la trama broncovascular, imágenes en rieles de tranvía (por engrosamiento de los bronquios de 3 mm de diámetro). 

¿Qué resultados esperaríamos en una espirometría? 
Si un paciente tiene esta relación VEF1 / CVF menor al 70% del predicho en una medición post-broncodilatador, se concluye que tiene EPOC. El segundo paso consiste en evaluar la severidad de la obstrucción mediante los resultados que arroja el VEF1 post- broncodilatador. Los estadios de severidad van del 0 al IV de acuerdo con las guías GOLD.

Última modificación :
lunes 18 de enero de 2016